Salidas. Teatro.

  El Bardo

El Bardo se inauguró en el año 2000 cuando Edgard Nutikiewicz se fue a vivir a una piecita en la terraza para convertir su casa de San Cristóbal en un teatro de 60 asientos. El living devino en sala teatral y las habitaciones en camarines. No fue fácil convertir su casa en un espacio teatral, aunque siempre haya dicho que el teatro era como su casa. Le hubiera gustado tener otro predio para destinarlo a tal fin, pero las cosas fueron así y por algo y para algo ocurrieron así. Se necesitó de una entrega y un sacrificio casi teatral para tomar la decisión. El nombre del Teatro alude a Shakespeare y, a la vez, es una voz lunfarda que define sentimientos con los que comulga, referidos a quienes transgreden o se ejercitan en la provocación. Luego pudieron comprar un terreno y el año 2003 trasladaron el teatro al barrio de San Telmo. El objetivo fue y seguirá siendo artístico, brindar un lugar donde actores, directores y gente de la cultura puedan desarrollar sus trabajos, investigaciones, y expresión artística.

Opiniones